Habilidades motrices básicas

habilidades motrices básicas

Las habilidades motrices básicas se trabajan mucho en la etapa de educación primaria y están presentes en muchos de los juegos que utilizamos en la asignatura de educación física.

Tal y como indica Lucea (1999), el aprendizaje de las habilidades motrices genéricas comienza desde que nacemos y dura toda la vida. Cabe mencionar que, de los 7 a los 12 años es un momento sensible para su desarrollo.

Esto es importante. Aquí encontrarás juegos, ejemplos, clasificaciones que te serán de ayuda a la hora de trabajarlas.



Definición de habilidades motrices básicas

Según Singer (1986), las habilidades motrices básicas son “capacidades que posee el individuo que práctica actividad física. Éstas se originan al combinar la experiencia y las aptitudes de movimiento”.

Del estudio de numerosas definiciones (Knapp, Singer, Sheashore) podemos decir que las habilidades motrices básicas son acciones motrices que permiten ejecutar una tarea motriz con eficacia.

También podemos entender las habilidades motrices genéricas como el grado de competencia motriz que ha de poseer una persona para realizar correctamente una determinada actividad.

Éstas evolucionan de manera natural, siguiendo los procesos de desarrollo y maduración, tal y como ocurre con las capacidades motrices. A continuación encontrarás un vídeo en el que se resumen las cuestiones más importantes que debes de conocer.

¿Cuál es la diferencia entre habilidad y destreza?

Algunos autores las distinguen tomando como referencia los mecanismos del procesamiento de la información.

De tal modo, se considera que la habilidad es la capacidad que tiene el ser humano para relacionarse con el entorno a través de los desplazamientos. Se relaciona con el mecanismo de percepción.

Mientras que la destreza la entienden como una forma de relacionarse con el medio a través de la manipulación de objetos. En este caso el mecanismo que prima es el de ejecución.

Características de las habilidades motrices básicas

Las habilidades motrices genéricas presentan las siguientes características: Son comunes a todos los seres humanos; han permitido la supervivencia de la especie; y son la base de las específicas.

Clasificación de las habilidades motrices básicas

Existen numerosas clasificaciones de las habilidades motrices básicas. Éstas se realizan en función de algún criterio, como por ejemplo, el grado de regulación del sujeto. A continuación veremos las más importantes:

Atendiendo al grado de utilización del feedback, Palton distingue 2 tipos:

  • Abiertas: son aquellas que se desarrollan en un contexto espacio-temporal inestable. El tipo de feedback que predomina es el externo o periférico. Por ejemplo, el fútbol.
  • Cerradas: se diferencian de las anteriores en que el contexto en el que se realizan es estable y el feedback, interno o extrínseco. Por ejemplo, el lanzamiento de un tiro libre.

Por otra parte, el último autor mencionado realiza otra clasificación en función del grado de implicación cognitiva. Las habilidades motrices genéricas pueden ser:

  • Perceptivas: dentro de las mismas existe una gran demanda de los mecanismos del procesamiento de la información. Por ejemplo, pasar la pelota a un compañero.
  • Habituales: en éstas hay un bajo grado de implicación cognitiva. Por ejemplo, nadar.

clasificación de las habilidades motrices básicas

Tomando como referencia el grado de regulación del sujeto, Singer (1986) las clasifica en:

  • Autoreguladas: son aquellas en las que la persona tiene un control total sobre la acción. Decide cuando empezar y terminar. Por ejemplo, el fitness.
  • Regulación externa: en este caso es otro el que toma esas decisiones. Por ejemplo, carrera de 100 m lisos.
  • Regulación mixta: son autoreguladas y de regulación externa.

Otra clasificación es la de Fihs, que atendiendo a la posición del sujeto y del objeto, distingue los siguientes tipos:

  • El sujeto y el objeto pueden estar en una posición estática.
  • Ambos en movimiento.
  • El objeto en dinámico y el sujeto en estático.
  • El sujeto en movimiento y el objeto en estático.

Por su parte, Roob opina que las habilidades motrices genéricas se pueden dividir en: manipulaciones, golpeos, lanzamientos y recepciones.

¿Cuáles son las habilidades motrices básicas?

Sánchez Bañuelos (1984) considera que las habilidades motrices genéricas son aquellos patrones motores en el que se sustenta el movimiento del ser humano. Son:

  1. Desplazamientos
  2. Saltos
  3. Giros
  4. Lanzamientos
  5. Recepciones

habilidades motrices genéricas

Desplazamientos

Esta habilidad motriz genérica implica un cambio de posición del cuerpo de un punto a otro del espacio. Su realización conlleva una mejora de la coordinación dinámico general y de la percepción y estructuración espacio-temporal.

Los tipos de desplazamiento son:

  • Carrera
  • Marcha
  • Reptación
  • Cuadrupedia
  • Arrastres
  • Transportes
  • Deslizamientos




Saltos

La habilidad motriz básica de saltar consiste en separar los pies del suelo, venciendo la fuerza de la gravedad. A su vez, implican la extensión de una o de ambas piernas.

Hacer saltos supone un incremento de la fuerza muscular en las piernas, de la coordinación y del equilibrio.

Desde un punto de vista estructural, los saltos pueden ser:

  • A la pata coja
  • Alternantes (cambiando de pierna)
  • Con los pies juntos

Según su finalidad, hay 2 tipos:

  • Longitud: suponen llegar lo más lejos posible.
  • Altura: implican alcanzar la mayor altura dentro de las posibilidades de cada individuo.

Giros

Esta habilidad motriz genérica implica realizar una rotación sobre cualquiera de los ejes del cuerpo humano.

Los giros mejoran: la percepción y estructuración espacio-temporal; el control postural; la conciencia corporal; la organización del esquema corporal; y la coordinación neuromuscular.

En función del eje, nos encontramos con los siguientes tipos de giros:

  • Longitudinal: rodar de lado.
  • Transversal: vuelta pineta.
  • Sagital: hacer una U o rueda lateral.

Lanzamientos

La habilidad motriz básica del lanzamiento supone enviar algo a alguien sin llevarlo. Su desarrollo esta ligado al de la recepción.

Los lanzamientos mejoran: la coordinación segmentaria y la percepción y estructuración espacio-temporal.

Desde un punto de vista estructural, existen 2 tipos de lanzamientos:

  • Con una sola mano.
  • Con las 2.

Atendiendo a la función que persiguen, podemos diferenciar los siguientes propósitos:

  • Precisión: acertar un blanco que puede ser fijo o móvil.
  • Llegar lejos: ya sea en longitud o altura.
  • Precisión + velocidad: alcanzar un objetivo con fuerza.

Recepciones

Esta habilidad motriz básica implica coger lo que el otro ha enviado. Cabe mencionar que lanzamientos y recepciones son habilidades motrices genéricas que se trabajan conjuntamente.

Por tanto, su realización implica los mismos beneficios que los lanzamientos, además de un incremento de los reflejos.

Los tipos de recepción que conocemos son:

  • Parar: atrapar un móvil.
  • Despejar: desviar un objeto de su trayectoria.
  • Controlar: implica mantener la posesión del móvil, pero sin cogerlo.

Habilidades motrices específicas

Las habilidades motrices específicas son la combinación de varias habilidades motrices básicas. Por ejemplo, saltar y lanzar.

Siguiendo con el anterior ejemplo, en deportes como el baloncesto se presenta esta combinación de habilidades. Por ejemplo, en el lanzamiento a canasta en suspensión.

Cabe mencionar que, si son específicas de una actividad deportiva, reciben el nombre de habilidades deportivas especializadas.

habilidades motrices específicas

En educación física se presentan en los juegos que realizamos, como por ejemplo, el “pelota contacto”. En esta actividad lúdica el niño que se la queda tiene que intentar dar a algún compañero lanzando una pelota.

Siguiendo a Sánchez Bañuelos (1984), las habilidades motrices específicas se orientan hacia la mejora de la condición física y en torno a la búsqueda de una mejor ejecución del movimiento.

El momento más adecuado para trabajarlas es en educación secundaria y bachillerato, de los 13 a los 17 años. Para ello se recomienda emplear una gran variedad de tareas motrices.

Juegos para trabajar las habilidades motrices básicas

Hay numerosos juegos para trabajar las habilidades motrices básicas. Al respecto, Secadas señala que es el mejor instrumento para su enseñanza porque permite aprovechar lo útil y deshacerse de lo innecesario.

Además, posibilita que el niño desvíe su atención de las fases superadas del aprendizaje y afiance la destreza. De tal modo, favorece la progresión hacia la adquisición de las habilidades motrices específicas.

Los juegos para trabajar las habilidades motrices genéricas los vamos a clasificar en:

  1. De desplazamiento
  2. De salto
  3. Con giros
  4. De lanzamiento y recepción

juegos para trabajar las habilidades motrices básicas

Juegos de desplazamiento

Stop

  • Organización: gran grupo.
  • Desarrollo: se la queda un niño que tiene que intentar pillar a alguno de sus compañeros. Los últimos, para evitar ser dados, pueden decir “stop” y pararse con las piernas abiertas. Éstos podrán ser salvados cuando otro alumno pase por debajo de sus piernas.
  • Variantes:
    • Aumentar el número de niños que se la quedan.

Virus A

  • Organización: gran grupo.
  • Desarrollo: un estudiante tendrá que intentar dar al resto. Cuando pilla a otro niño, lo contagia con el “virus A”. Éste último se la quedará también. Así hasta que no quede ninguno por pillar. Para identificar a los alumnos que han sido tocados, deberán de llevar siempre una mano encima de su cabeza.





La araña

  • Organización: gran grupo.
  • Desarrollo: se la queda un niño, que tendrá que pillar al resto. Cuando un alumno es dado, se convierte en “tela de araña”; éstos podrán pillar, pero sin moverse del sitio. El juego termina cuando todos los participantes han sido dados.
  • Variantes:
    • Incrementar el número de jugadores que se la quedan.
    • Incluir una “araña trampa”; ésta será el profesor. Cabe mencionar, que no podrá correr, solo caminar.

Juegos de salto

La rayuela

  • Organización: en grupos. Para ello pintar varias rayuelas.
  • Desarrollo: se pinta la rayuela, con números del 1 al 10. Cada niño contará con una piedra y se establecerá un orden de actuación. Tendrán que lanzar la piedra al número que les toque. De modo que, el primer número al que deben de tirar es el 1. Sí el que empieza acierta, realizará los saltos correspondientes hasta llegar al número 10. Después volverá y cogerá la piedra para lanzar al siguiente número. Sí falla, será el turno del siguiente niño. En el caso de que la piedra caiga en la línea de la casilla del número al que se lanza, hay que volver a tirar. El primero en llegar a 10 será el ganador.
  • Observaciones:
    • En los números 1,2,3,6 y 9 hay que saltar a la pata coja.
    • Para el 4 y 5, 7 y 8, y 10 con los pies juntos.
  • Variantes:
    • Una vez que se llega al 10, hay que realizar la rayuela en sentido inverso hasta llegar al 1.

La comba

  • Organización: en grupos de 6.
  • Desarrollo: 2 alumnos dan la comba y el resto la salta. Cada cierto tiempo se irá cambiando a los niños que están en los extremos.
  • Formas de saltar:
    • Desde parado.
    • Entrando.
    • Con la comba en movimiento, entrar y salir.

Carrera de canguros

  • Organización: en grupos de 4 o 5.
  • Desarrollo: los niños tienen que llegar hasta un cono y volver saltando con los pies juntos.
  • Variantes:
    • En parejas, dados de la mano.
    • A la pata coja.

Juegos con giros

Rollito de primavera

  • Organización: en grupos de 5.
  • Desarrollo: se enrolla a un estudiante dentro de una colchoneta y después se le desenrolla.

Troncos

  • Organización: en grupos de 6.
  • Desarrollo: 5 niños se colocan boca bajo. Uno pasará rodando por encima del resto y se pondrá boca abajo el primero; el segundo hará lo mismo y así sucesivamente.
  • Variantes:
    • Hacer el juego competitivo. El grupo que antes llegue al cono gana.

Cinta transportadora

  • Organización: en grupos de 6.
  • Desarrollo: los participantes se colocan boca abajo. Un niño se pondrá encima del primero y los otros tendrán que rodar hasta que el que está encima se encuentre sobre el último.

Juegos de lanzamiento y recepción

Balón prisionero

  • Organización: 2 equipos, uno en frente del otro. Cada uno en un cuadrado.
  • Desarrollo: los participantes de cada conjunto tienen que intentar eliminar a los componentes del otro. Sí consiguen dar con una pelota a un niño, sin bote previo, queda descalificado. En el caso de coger el balón en el aire, se consigue una vida. Ésta podrá ser usada para salvar a un compañero. El juego termina cuando se eliminan a todos los rivales.
  • Variantes:
    • Establecer el cementerio, lugar al que van los niños eliminados de un equipo, detrás del equipo adversario. Éstos seguirán jugando en lugar de ser descalificados. Cuando les llegue la pelota, podrán pasársela a un compañero o tirar a dar.

Pies quietos

  • Organización: gran grupo, todos dentro de un círculo.
  • Desarrollo: un alumno lanza la pelota hacia arriba y dice el nombre de otro; el resto escapa lo más lejos posible. Sí el niño con ese nombre coge el balón en el aire, podrá volver a lanzarla y nombrar a otro compañero. En caso de que la pelota bote en el suelo, tendrá que decir “pies quietos”. Cuando se pronuncie esta frase, nadie podrá moverse del sitio en el que se encuentre. El que tiene el balón dará 3 pasos y le lanzará la pelota para dar con ella a algún jugador. Sí lo alcanza, el que ha sido dado suma 1 punto negativo y será el siguiente en decir el nombre de otro niño. En el supuesto de que el lanzador fallase, será el quien obtenga el punto y el estudiante que hubiera dicho su nombre volverá a decir el de otro. Cuando un participante alcanza los 3 puntos, es eliminado.

Lanza balones

  • Organización: dos equipos, cada uno en un lado del campo.
  • Desarrollo: el profesor repartirá unos balones, de diferentes tamaños y pesos, entre los dos grupos. A la señal, tendrán que lanzar todas las pelotas que haya en su espacio al campo rival. Al cabo de 1 minuto se hará un recuento del número de balones en cada lugar. El equipo con menos pelotas en su campo será el ganador.
  • Consignas:
    • Lanzar con las 2 manos.
    • Con una mano: 1º derecha; 2º izquierda.
    • Golpeos: una ronda con cada pierna.




Coordinación

Le Boulch define la coordinación como: “la actuación conjunta de las propiedades del SNC y de la musculatura esquelética con el objetivo de dar respuesta de manera eficaz a las demandas presentes en una tarea motriz”.

Está presente en todas las habilidades motrices básicas y su desarrollo depende de factores genéticos. Por tanto, un incremento de la capacidad coordinativa depende de:

  1. El entrenamiento de las habilidades genéricas.
  2. Los procesos de maduración que tienen lugar en el SNC.

coordinación

Además, cabe señalar que un niño bien coordinado aprende más rápido; realiza movimientos con mayor eficacia y fluidez; y estará más relajado, entre otras cuestiones.

Existen numerosas clasificaciones de la coordinación, entre ellas destaca la de Le Boulch, que distingue entre:

  • Coordinación dinámico-general: implica el movimiento de todo el cuerpo, generalmente se presenta a través de desplazamientos. Por ejemplo, la carrera.
  • Coordinación segmentaria: supone afianzar la destreza en alguno de los segmentos corporales. En función de los mismos, distinguimos entre:
    • Óculo-cabeza. Por ejemplo, rematar un balón con la cabeza.
    • Óculo-manual. Por ejemplo, Lanzar una pelota con la mano.
    • Óculo-pédica. Por ejemplo, golpear un balón con el pie.

Equilibrio

Mouska Moston define el equilibrio como “la capacidad de sostener cualquier posición del cuerpo pese a la acción de la fuerza de la gravedad”.

Por otra parte, Blanquez la entiende de la siguiente manera: “facultad de mantener el centro de gravedad del cuerpo sobre la base de sustentación”.

El equilibrio es una cualidad coordinativa que depende de la maduración del sistema nervioso central. De modo que, depende de la mielinización de las ramificaciones nerviosas.

Este proceso se encuentra prácticamente terminado hacia los 10 o 12 años. Por tanto, el mejor momento para trabajarla es a partir de 5º y 6º de primaria.

equilibrio

Según Mouska Moston, hay 3 tipos de equilibrio:

  • Dinámico: este se presenta en la realización de acciones motrices que implican movimiento. Por ejemplo, correr. También lo encontramos en ejercicios como el de elevar y bajar una pierna extendida en bipedestación.
  • Estático: se caracteriza por la ausencia de movimiento. En este sentido, nos encontramos con 2 subtipos:
    • Estático-postural: es el que nos permite mantener una postura erguida cuando estamos de pies o sentados.
    • Estático-deportivo: este es específico de cada disciplina deportiva. Por ejemplo, el ballet.
  • Post vuelo o post movimiento: es la capacidad de mantener el equilibrio tras una acción motriz de carácter dinámico. Por ejemplo, en el lanzamiento de jabalina, después de lanzarla hay que adoptar una posición corporal que evite pisar la línea.

Bibliografía

Lucea, J. D. (1999). La enseñanza y aprendizaje de las habilidades y destrezas motrices básicas (Vol. 133). Inde.

Sánchez Bañuelos, F. (1984). Bases para una didáctica de la educación física y el deporte. Gymnos, Madril.

Singer, R. N. (1986). El aprendizaje de las acciones motrices en el deporte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!