Juegos

La sogatira

El juego es un elemento fundamental en nuestras vidas. Según Martínez, su práctica comienza durante la niñez y continúa a lo largo de toda la vida. Por tanto, las actividades lúdicas son una necesidad para el ser humano.

Por tanto, es importante que los maestros de educación física tengamos a nuestro alcance diferentes tipos de juegos, como los que se muestran a continuación:

Flexibilidad Populares y tradicionales
juegos para mejorar la flexibilidad juegos de españa
Velocidad de reacción Lateralidad
juegos velocidad para niños juegos de la lateralidad para niños
Jugar con amigos Con material reciclado
juegos para hacer con amigos juegos con material reutilizado

Así como los beneficios que su práctica puede aportar al estudiante. Sobre estas cuestiones profundizaremos a lo largo de este artículo y te daremos las claves de como organizarlos y utilizarlos correctamente en clase.

Definición de juego

Para G Jacquin el juego es una práctica de carácter lúdico, espontanea y desinteresada en la que un grupo de personas se reúnen y hacen frente a una incertidumbre que puede estar en el medio, en el compañero y/o en el adversario.

Según Claparede, es el trabajo del niño y, en opinión de Huizinga, cumple la función de preparación para la vida futura.

Otra definición es la de Jaques Laconte, quien distingue los vocablos “jocus” (pasatiempo) y “ludus” (acto de jugar). De tal forma, éste lo entiende como una manera de ocupar el tiempo libre de manera lúdica. Un ejemplo de juego es la petanca, la cual esta de moda en la actualidad entre los jóvenes.

Definición de juego

¿Por qué es importante jugar?

La participación en actividades lúdicas en las primeras etapas de la infancia y durante la adolescencia contribuye al desarrollo de capacidades cognitivas, motrices, sociales y afectivas.

El juego mejora las habilidades sociales

El juego es percibido por el niño como una necesidad. Hay diferentes teorías, como la Teoría del Ejercicio Preparatorio, que sugieren que el juego cumple la función de preparación para la vida futura. Por tanto, el niño cuando juega está desarrollando capacidades que le serán de gran utilidad en el mundo laboral.

Antes de hablar de como el juego puede contribuir a una mejora de la salud, vamos a hablar de como en su práctica se pueden observar la presencia de habilidades interpersonales como la empatía, la escucha activa o la asertividad.

  • Ejemplo 1. Imaginemos que un niño golpea a otro con un balón en la cara. En este suceso la empatía se encuentra presente al percibir que el que ha sido golpeado puede haberse hecho daño porque sabemos por nuestra experiencia que los impactos en el rostro duelen. En este caso un niño con empatía le preguntaría al otro sí se encuentra bien y le pediría disculpas.
  • Ejemplo 2. Un niño le está explicando una estrategia al resto. En esta situación la escucha activa se presenta en el caso de que sus compañeros le presten atención, dando respuestas verbales o corporales que indiquen al emisor que esta siendo escuchado.
  • Ejemplo 3. Un grupo de niños están decidiendo a que van a jugar. La asertividad se manifiesta cuando todos los miembros del grupo muestren abiertamente su opinión, sin prestar atención a lo que puedan pensar el resto de niños. De tal modo, se expondrían juegos y los pros y contras de llevarlos a cabo.

El juego mejora las habilidades sociales

Sí quieres saber más acerca de cómo las habilidades sociales pueden contribuir a un mejor desarrollo profesional, te recomiendo la lectura de este post.

El juego favorece la salud

Al realizar ejercicio físico contribuimos al mantenimiento o a la mejora de nuestra salud. El juego es una práctica física en la que se combinan diferentes cualidades físicas y coordinativas en mayor o menor medida.

Por ejemplo, con el juego español de la tula se consigue una mejora de los sistemas respiratorio y cardiovascular mediante la carrera.

Las cualidades que se desarrollan en el anterior juego son la resistencia y la velocidad, puesto que los niños tienen que tratar de pillar o de no ser dados. Otros serían los de lucha, en los que se trabaja principalmente la fuerza.

El juego mejora la salud

El juego es una alternativa de ocio

También puede ser utilizado como como un medio para deshacernos del estrés y liberar tensiones. En la antigüedad muchos pueblos los practicaban por placer, como los griegos y egipcios, quienes realizaban juegos de pelota como los bolos.

En edad escolar es cada vez más común encontrar a niños que tienen muchos deberes, de ahí que dediquen parte de su tiempo a la realización de los mismos. Por tanto, jugar podría ayudarles a liberar la energía contenida.

El juego mejora la socialización

¿Cuáles son los beneficios de jugar?

Participar en un juego bien organizado y dirigido puede reportar números beneficios al niño a nivel cognoscitivo, afectivo, social y motor.

Ámbito cognoscitivo Muchos estudios han demostrado que la práctica de actividad física favorece la neurogénesis, es decir, la formación de nuevas neuronas. Por tanto, podemos decir que jugar favorece la creación de nuevas conexiones cerebrales.
Ámbito afectivo Diversos expertos subrayan que jugar permite al niño afirmar su propia realidad corporal ante los demás. Del mismo modo, los juegos están provistos de dinámicas que favorecen el desarrollo de la autonomía y la autoestima.
Ámbito social La imitación de situaciones de la vida adulta, formar parte de un grupo, o aceptar las normas establecidas, favorecen la preparación para la vida laboral.
Ámbito motor Mejorarán sus cualidades; la coordinación, el equilibrio, la fuerza… También la adquisición de habilidades simples como la de lanzar y de complejas como la combinación de la habilidad de lanzar con la de saltar. En resumidas cuentas, mejorara su capacidad de movimiento, lo que le permitirá realizar movimientos cada vez más ajustados a los requerimientos que los han originado.

¿Qué tipos de juegos hay?

Dependiendo de su organización, podemos distinguir entre los juegos espontáneos, los juegos de organización simple, los juegos codificados y los juegos reglados. Los primeros destacan por ser organizados por el niño.

Los juegos espontáneos se caracterizan por la falta de organización, dirección, perseverancia, caridad y medida; ya que les cuesta mucho dosificar su esfuerzo. No obstante, presentan numerosas ventajas como las que se presentan a continuación:

  • Nos permiten conocer mejor a los niños y el reparto de roles dentro del grupo.
  • Se ajustan muy bien a la edad de los jugadores porque son ellos mismos quienes los planifican.
  • Nos pueden dar ideas sobre cuales son sus intereses.

Juego libre y juego dirigido

En los juegos de organización simple el niño se compara con los demás, intenta hacer algo o llegar antes que el resto.

Por otra parte están los juegos codificados, que en cuya realización los participantes establecen relaciones de cooperación pero no así de oposición directa. La estrategia predominante en estos juegos es la suma de acciones individuales. Todavía no han madurado lo suficiente para plantear una estrategia en equipo.

Los juegos reglados se caracterizan por su elevado nivel de codificación, ya que los practicantes tienen que tener unos conocimientos para participar en los mismos. En éstos podemos hablar de estrategias de ataque y defensa.

Como vemos, se avanza de menor a mayor organización. Los últimos tipos de juegos que hemos tratados son los dirigidos y presentan las siguientes ventajas:

  • Es posible controlar los efectos.
  • Permiten eliminar errores.
  • Son más variados que los espontáneos.

No obstante, también cuentan con inconvenientes como, por ejemplo, que suprimen la libertad del niño y la pureza del juego.

Por otra parte, en función del número de participantes, Parlebas distingue entre juegos psicomotrices y juegos sociomotrices: en los psicomotrices el niño juega solo, rechazando así la participación del adulto y la de otros niños. En los sociomotrices, los niños interactúan entre sí. Se establecen relaciones entre los participantes de oposición, colaboración y cooperación-oposición.

¿Qué requisitos deben de cumplir los juegos?

Para que el juego sea un éxito tendrá que cumplir una serie de requisitos:

  • Evitar el niño-espectador.
  • Suponer en todo momento un reto.
  • Las habilidades que se utilicen en su ejecución deben de ajustarse al momento evolutivo en el que se encuentre el niño.
  • Posibilitar la adquisición de aprendizajes significativos.
  • Ser motivante.
  • Poner más énfasis en el proceso que en el resultado.
  • Contemplar suficientes descansos.
  • Captar el interés del niño.

Niña pensando

¿Qué hay que tener en cuenta al realizar un juego?

A la hora de llevar a cabo un juego podemos distinguir las siguientes fases: preparación, explicación y demostración, desarrollo y calificación. A continuación paso a desarrollarlas:

Preparación Esta fase implica seleccionar el juego, para lo que habrá que tener en cuenta los materiales de los que disponemos, las características de los niños, las instalaciones y lo que pretendemos conseguir.
Explicación y demostración Este momento es crucial. Un buen desarrollo de esta fase puede hacer que el juego sea todo un éxito o un fracaso. Habrá que evitar explicaciones demasiado largas. Resolver todas las dudas antes de ponerlo en práctica. Repartir roles para evitar que estos sean monopolizados por los niños. Demostrar el juego antes de su realización. Repartir el material. Distribuir a los niños por el espacio. Formar los equipos o grupos, evitando que siempre coincidan los mismos niños. Y focalizar en que todos tienen que intervenir en la actividad.
Ejecución Es el desarrollo del juego. Nuestra labor en este momento sería de la de animar, sugerir, dar confianza y arbitrar, es decir, velar por el buen desarrollo del mismo.
Calificación Esta deberá de ser clara, precisa y concisa. Existen diferentes tipos de calificación: eliminación (total o cambio de actividad); sanción (por ej. Pago de prenda); y puntuación (positiva o negativa). También nos podemos encontrar con distintos sistemas de captura: toque, presa, toque por lanzamiento, visual y placaje.

¿En qué contextos se pueden utilizar los juegos?

Los juegos se pueden realizar principalmente en dos ámbitos: en el contexto escolar y en el de la animación sociocultural. En el primer caso se suele recurrir a el ámbito de la educación física y durante el recreo. Los juegos que se realizan en uno y otro periodo son distintos.

Los primeros son dirigidos por el profesor de educación física, mientras que los segundos son organizados por los alumnos. También habría que señalar que ambos juegos tienen una finalidad educativa.

Contextos en los que se puede utilizar el juego

Mientras que los que se desarrollan en el contexto de la animación sociocultural se caracterizan por su autotelísmo, es decir, presentan un fin en sí mismos. Éstos deberán de permitir al niño que mejore su autonomía, disfrute y adquiera valores afines a la sociedad de la que forma parte, entre otras cosas.

¿Cómo debo organizar los juegos dentro de una clase/sesión?

Antes de nada tenemos que decidir la estructura de sesión que vamos a tomar como referencia. En JuegoyDeporte vamos a explicar la progresión utilizando el modelo de sesión de 3 partes: el calentamiento o parte inicial; el desarrollo o parte principal; y la vuelta a la calma o parte final.

Calentamiento Diferentes autores recomiendan emplear juegos de participación masiva, es decir, aquellos en los que participen todos los chicos. Estos deberán de estar relacionados con los objetivos que se pretenden trabajar en la parte principal y servirán para introducir, estimular, animar y evaluar. Para favorecer la participación se recomienda que la reglamentación sea mínima.
Parte principal o desarrollo Se deberían de incluir juegos motivantes que permitan a los niños aprender lo que nos hayamos planteado de antemano. Habrá que controlar la secuenciación de los juegos, de manera que se alternen los de mayor con los de menor intensidad, permitiendo así que el niño dosifique su esfuerzo.
Parte final o vuelta a la calma Los juegos más apropiados son los conocidos como calmantes o relajantes. Son juegos de baja intensidad que tienen como finalidad que el niño recobre el equilibrio psico-físico. En esta parte de la sesión se pueden realizar juegos que impliquen la respiración o la supresión de algún sentido.

Bibliografía

Claparede, E. (1951). Teorías del juego. Madrid: Pax.

Jacquin, G., & de Linera, M. Á. (1958). La educación por el juego. Atenas.

Martínez Criado, G. (2012). El juego y el desarrollo infantil. El juego y el desarrollo infantil, 0-0.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies